proboticos

Probióticos y prebióticos, alimentos funcionales que aportan beneficios para la salud

Aunque los probióticos y los prebióticos son compuestos diferentes, están estrechamente relacionados entre ellos. Por un lado, los probióticos son microorganismos vivos presentes en diversos alimentos, como el yogur, verduras fermentadas (chucrut), o en cereales y papillas infantiles enriquecidos, y forman parte de nuestra flora intestinal. Por otro lado, los prebióticos son un tipo de hidratos de carbono, no digerible por el intestino, que servirá de alimento para estos microorganismos, favoreciendo así su crecimiento y la actividad beneficiosa que ejercen al organismo. Los prebióticos que más destacan son la inulina y los fructo-oligosacáridos, son fibras que se encuentran en alimentos como frutas y verduras. Actualmente también se añaden estas sustancias a los alimentos para enriquecerlos. Los probióticos y prebióticos mejoran el tránsito intestinal reduciendo así posibles problemas de estreñimiento.

Son abundantes en: yogures y leches fermentadas.

Pueden ayudarte en caso de: estreñimiento, diarrea y gases. 

Función
Regular el sistema digestivo y potenciar el sistema de defensas.
¿SABÍAS QUÉ?
El yogur es un alimento milenario, desde los comienzos de su consumo se le atribuyeron propiedades beneficiosas para el organismo.

El uso de antibióticos puede dañar la flora intestinal y consumir alimentos con probióticos y prebióticos ayudan a su rápida recuperación