vitamina c

La vitamina C es un nutriente antioxidante y protector de sustancias nocivas

La vitamina C o ácido ascórbico es un tipo de vitamina hidrosoluble. Se encuentra en alimentos de origen vegetal, principalmente en verduras, (brócoli, pimiento...), y también la contienen las frutas (kiwi, naranja, fresas...). Forma parte de las estructuras de huesos, cartílagos, músculos y vasos sanguíneos. Favorece la absorción del hierro procedente de alimentos de origen vegetal como las legumbres. Además, la vitamina C tiene un efecto antioxidante, protege el organismo de la acción de los radicales libres (sustancias dañinas). Hay que tener en cuenta que la vitamina C es sensible a la acción del calor, la luz y el oxígeno. Por otro lado, al ser una vitamina hidrosoluble se pierde una buena parte en el agua de cocción o durante el lavado de las verduras, por eso lo más recomendable es consumir las verduras crudas y frescas. 

Son abundantes en: pimientos, brócoli y kiwi. 

Función
La vitamina C es un nutriente antioxidante y protector de sustancias nocivas.
Cantidad diaria recomendada

Primera infancia1-3 años: 40 mg.
Edad escolar4-14 años: 45-50 mg.
Adolescencia: 15-18 años: 60 mg.
Adulto: 60 mg.
Embarazo: 1er trimestre: 70 mg.
Lactancia: 1er trimestre: 95 mg; 2o trimestre: 90 mg.
Menopausia: 60 mg.
Senior60 mg.

¿SABÍAS QUÉ?
El perejil es el alimento con mayor aporte de vitamina C (190 mg por cada 100 g). A pesar de ello, éste es limitado por la pequeña cantidad que se consume.

Las verduras de hoja verde como la espinaca o la acelga, si se almacenan a temperatura ambiente pueden perder al día hasta un 15% de su contenido en vitamina C.

La vitamina C mejora la absorción del hierro procedente de los alimentos de origen vegetal. Por ejemplo, cuando tomes legumbres incluye en la comida una naranja o kiwi o bien en la ensalada añade pimiento crudo.

Los fumadores podrían tener una necesidad mayor de vitamina C porque el humo del tabaco reduce los niveles de esta vitamina en la sangre.