Vitamina D

La vitamina D que ayuda a tus huesos

La vitamina D es una vitamina liposoluble, es decir, se encuentra en las partes grasas de los alimentos. La vitamina D se forma a partir de dos precursores presentes en los alimentos (la vitamina D2 o ergocalciferol y la vitamina D3 o colecalciferol) y al exponer la piel al sol se transforman en vitamina D. La principal función de la vitamina D en el organismo es mantener unos niveles correctos de calcio, mejorando la absorción de este mineral de los alimentos o disminuyendo su pérdida a través de la orina. La vitamina D ayuda en la formación de huesos y dientes, mantiene la actividad del corazón y el sistema nervioso. En general el contenido de vitamina D es escaso en los alimentos, por eso tiene tanta importancia la exposición solar. Los alimentos que contienen vitamina D que se consumen en mayor cantidad son: huevos, queso, leche y mantequilla. También encontramos vitamina D en la carne y el pescado. El cuerpo almacena grandes cantidades de vitamina D en la grasa y en el hígado. Ésta reserva es importante en mujeres embarazadas.

Son abundantes en: atún fresco.

Pueden ayudarte en caso de: embarazo, menopausia, primera infancia y osteoporosis. 

Función
La vitamina D se encarga del metabolismo del calcio.
Cantidad diaria recomendada

Primera infancia10 mcg.
Edad escolar2.5 - 10 mcg.
Adolescencia: 2.5 mcg.
Adulto: 2.5 mcg.
Embarazo: 10 mcg.
Lactancia: 10 mcg.
Senior2.5 mcg.

¿SABÍAS QUÉ?
El almacenamiento de los alimentos, su transformación, preparación y los cambios de temperatura no afectan negativamente los valores de vitamina D.

Cuando tomas el sol el cuerpo utiliza colesterol para fabricar vitamina D.

Es aconsejable tomar el sol todos los días unos minutos (evitando las horas de máxima exposición) para que el cuerpo fabrique vitamina D.

Los cereales, las verduras, las hortalizas y las frutas no contienen vitamina D.